Julissa Vallecillo

Tesorera de la Junta Directiva

         Soy Julissa Vallecillo, tesorera de la Junta de Asociación Hogar Nazareth y originaria de la bella ciudad colonial de Comayagua.  Inicialmente, llegué al hogar como traductora voluntaria de los soldados américanos de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo en la Base Aérea de Palmerola, lugar en el cual laboro desde hace 25 años en el area de Recursos Humanos.  Debido a este voluntariado, he tenido la oportunidad de visitar regularmente diferentes orfanatos en la ciudad de Comayagua y la  Villa de San Antonio y me ha permitido involucrarme activamente  en esta realidad que la niñez hondureña sufre y que evidencia una sociedad que muestra una indiferencia egoista.  Es evidente para mi, que en la vida nada sucede por casualidad sino que Dios tiene un plan perfecto para cada uno de nosotros y es El quien prepara y elige el camino para conducirnos donde El quiere que le sirvamos mejor con nuestros dones, talentos y habilidades.  Mi estrecha relación de amistad con los Frailes Franciscanos de la Renovación también ha sido otro peldaño para motivarme a querer servir y ayudar a los más necesitados; su ejemplo de servicio y entrega simplemente lo inspira a uno a darse más al prójimo.

 

 

           A finales de febrero de 2020, fui invitada a participar como socia de Asociación Hogar Nazareth y a la celebración de una asamblea  para elegir una nueva Junta Directiva para la Asociación en la cual resulte electa como Tesorera.  Dios sigue mostrándome su elección ya que el area de finanzas ha sido parte de mi vasta experiencia laboral.  Personalmente, mi corazón se ha inundado de una profunda tristeza al conocer las experiencias traumáticas que han sufrido los niños, niñas así como los adolescentes que alberga el Hogar.  El sufrimiento es algo inevitable del cual nadie puede escapar pero como persona de fe, creo firmemente que Dios reconstruye la historia personal de cada individuo y sana las heridas producidas por el pecado.  Todos somos instrumentos de Dios para hacer una diferencia e impactar en forma positiva la vida de las personas, la forma más grande de sanar tantas heridas es el amor; y amando así como sirviendo ayudamos a otros a sanarse y nos sanamos nosotros mismos de nuestras heridas a la vez se produce un profundo agradecimiento a Dios y somos testigos de la providencia divina y protección de El.  Un versículo de la biblia que me anima a invitarles a unirse a apoyar esta noble causa es Santiago 1:27 que dice “Delante de Dios, la religión pura y sin mancha consiste en ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y en mantenerse limpio de la maldad de este mundo”.  A diario se presenta oportunidades para ayudar y servir, esta es tu oportunidad, no la desprecies!  Comencemos a expresar a Cristo en nuestras vidas y seamos un Evangelio Social.

  • Facebook icono social
  • YouTube
  • Instagram

© 2021 by AsociacionHogarNazareth.org